jueves, 14 de octubre de 2010

Calamaro sobre la rocka

Andrés Calamaro una vez más marca territorio, crea un nuevo espacio y clava su bandera en él. Ésta flamea sobre una nueva gran roca que aún conserva el calor de su creación. On the rock quizás se sitúe en lo alto de montaña, allí por donde nace el río que el Salmón viene navegando a contracorriente hace más de 30 años. O quizás, On the rock, sea parte de un puerto a orillas del mar en algún lugar de Sudamérica. Calamaro pinta esta duda con claridad cantando que su habitación está cerca del río, pero que se escucha el ruido del mar.




"Mi habitación está cerca del río, pero se escucha el ruido del mar..."



Sea lo que sea, esta gran roca, se encuentra rodeada de agua. Afluyen en ella vertientes muy diferentes. Por un lado, Diego “el Cigala hace su aporte desde lo más exquisito del flamenco ibérico con su voz en el tema Los barcos; “el Langui” colabora con su inteligente rima del estilo hip-hop español en Te extraño. Además, Rubén y Leiva, los integrantes del grupo de rock Pereza, asisten con sus coros impecables en Los divinos y en Todos se van; y Bunbury, el prodigioso rockero zaragozano, ex vocalista de Héroes del Silencio, canta a dúo con Calamaro, la ranchera Te solté la rienda de mexicano José Alfredo Jiménez.


Por otro lado, una de las vertientes latinoamericanas fueron los integrantes de la banda puertorriqueña Calle 13 en el tema Insoportablemente cruel, donde con exageración pero con precisión Residente cuenta memorablemente en pocas palabras del despecho de un desenamorado. Aparte, Vicentico y Pablo Lescano dan su toque a dos versiones de una misma cumbia, Las tres Marías, donde Andrés muestra su faceta de padre y amante, en la canción incluye la grabación de un diálogo con su hija de 3 años, Charo.


El calor proveniente de esta creación se encuentra en todo el disco, hasta en sus canciones musicalmente más frescas, como en Los divinos y Todos se van, que desarman a cualquiera que esté algo susceptible con frases como “La ciudad se queda sola, y nadie te da bola” o “ataba con alambre los pedazos de lo que alguna vez fue un corazón del gran espejo interior”.


Éste es el disco sucesor de La Lengua Popular, lanzado en 2007, a pesar de que en medio hayan habido varias publicaciones, como Dos Son Multitud (placa conjunta con Fito & Fitipaldis), Nada se pierde (un disco con temas inéditos de descarga gratuita) y Andrés, Obras incompletas, la caja antológica de 6 CDs y 2 DVDs que salió al mercado el año pasado.


La "joyita" de On the rock tal vez sea El perro, la cortina musical de Día D, el recordado noticiero televisivo de Jorge Lanata. Este tema, candidato a himno popular argentino, circulaba con mala calidad por el ciberespacio hacía varios años y el ex Abuelos de la nada decidió grabarlo nuevamente, pero esta vez inmortalizando los coros de los públicos de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, grabados en 2009. Un punk rock al estilo de Palabras más, palabras menos, de Los Rodríguez; y de Judy is punk de los Ramones.

Sobre la piedra está parado con firmeza y esgrimiendo su voz y su guitarra, un Andrés Calamaro que no tiene miedo a desnaturalizar su género y su poesía.


El perro, versión inédita



El perro, nueva versión, incluida en On the rock


2 comentarios:

florliviero dijo...

Me encantó, Negro. Muy buena crítica! A demás se nota la pluma que le pónés a lo que más te gusta. A demás una excelente selección de los temas. Un abrazo!

Belu Cornaglia dijo...

Excelente Simon!!! Terminas de leer y te dan ganas de poner el disco... Que bueno que falta poco para tener a Andres en el escenario!
Felicitaciones!